Paulino Rivero, el jefe del Ejecutivo canario, afirma que el alquiler de viviendas ya construidas es una medida de apoyo a familias y promotores ante la crisis económica. Paulino Rivero hizo estas afirmaciones tras la inauguración de una carpa informativa sobre la gestión de la Comunidad Autónoma en el Plan Canario de Vivienda y las distintas modalidades que contempla, en función de las necesidades de los demandantes, y que estará abierta al público en Santa Cruz de La Palma hasta el próximo miércoles. Rivero insistió en la defensa del alquiler, como medida para impulsar un mercado que se encuentra, dijo, paralizado. En este sentido, el presidente regional señaló que en la actualidad hay en torno a 1,2 millones y 1,4 millones de pisos vacíos” en todo el territorio nacional. Una cifra que en Canarias asciende a alrededor de 32.000 pisos construidos que no se han abierto al mercado.

Es una de las razones, matizó el titular canario, por las que el Plan de Vivienda de Canarias incluye una medida para facilitar el acceso a esos hogares a familias con dificultades. Los promotores deberán comprometerse a ceder estas viviendas para su alquiler por un período mínimo de dos años y las familias con rentas inferiores a los 10.000 euros podrían beneficiarse de unos alquileres establecidos en 350 euros mensuales, de los cuales 50 euros correrían a cargo de las familias, mientras el Gobierno de Canarias haría frente a los 300 euros restantes.

El presidente del Ejecutivo canario hacía una defensa del Plan Canario de Vivienda 2009-2013 del que dijo que “está considerado por el Estado y por la Federación Española de la Construcción como el mejor Plan de España”, ya que contempla distintas modalidades, algunas con opción a la propiedad si bien presenta una carencia, y es la falta de crédito por parte de las entidades financieras, según Rivero. Un aspecto que, matizó, precisa de una reforma profunda.