Esta cuestión puede tener fácil respuesta si se comparan las cuotas que se pagan por el arrendamiento de un piso con el importe mensual de la hipoteca. “A medida que el margen entre ambas cuotas se estrecha, éste puede ser un indicador de que los precios han bajado y por tanto, momento de comprar”, reconoce Luís Corral, consejero delegado de Foro Consultores. A su juicio, los precios de los pisos han bajado, al igual que los pagos hipotecarios por lo que el esfuerzo destinado para la compra de las casas se ha reducido en un 50%.

Corral subraya que los bancos son conscientes de esta situación por lo que estos están tratando el mercado sobre esa base. “Los balances de las entidades están cargados de pisos, cuando deberían estarlo de créditos o depósitos”, indica. Corral asevera que las condiciones de las hipotecas que ofrece la banca mediana española para estos inmuebles son de Euríbor+0,5 con un plazo a 40 años. “Al principio había miedo a cómo pudiera reaccionar el mercado con los pisos adjudicados por lo que las ofertas eran más agresivas”.