Distinto tipo de pólizas, infinidad de coberturas, clausulas y condiciones… Muchos propietarios e inquilinos dudan a la hora de contratarlo por primera vez o cuando deciden cambiar de compañía. No es fácil, os lo aseguro, pero con unos sencillos consejos vuestros pisos de alquiler estarán perfectamente asegurados.

Modalidades de seguro de hogar

Lo primero de todo es distinguir los tres tipos de seguro de hogar que ofrecen las compañías: continente, contenido y responsabilidad civil frente a terceros. El continente corresponde a la vivienda en sí, como instalaciones o estructura; el contenido son los enseres que están en la vivienda, como electrodomésticos o ropa; y la responsabilidad civil cubre los daños que se puedan hacer a terceros, como inundaciones.

Si eres inquilino deberías contratar una póliza de RC y de contenido, para que ante cualquier problema tus objetos personales estén asegurados y para que si, por ejemplo, la ducha pierde y moja al vecino este cubierto.

Si eres propietario, asegura el inmueble en sí con una póliza de continente, los enseres personales que permanecen en el piso y por, si acaso, contrata una cobertura de responsabilidad civil

Coberturas

Es fundamental que revises y pidas que te expliquen todas las coberturas y garantías, con importes máximos; no es lo mismo una responsabilidad civil de 50.000€ que una de 300.000€. Ten claro lo que cada póliza cubre y lo que no.

La elección

Compara precios, compara coberturas y piensa en lo que más te conviene. La diferencia de precio no debería ser muy alta así que procura tener la máxima seguridad. No tiene por qué pasar nada, pero si ocurre el seguro se hará cargo.

Puede que pienses que no es necesario contratar un seguro, que a ti no te va a pasar nada. En mi día a día he visto un montón de casos de propietarios e inquilinos que por no prevenir han tenido que hacerse cargo de altas facturas por desperfectos. Mi recomendación, como experto en el mercado inmobiliario del alquiler es que anualmente pagues un buen seguro de hogar que te garantice las máximas garantías.

Fuente