Beatriz Corredor ministra de Vivienda, dijo que el número de familias que vive de alquiler ha aumentado un 18% en el último año. A su juicio, este hecho demuestra la eficacia de las medidas del Gobierno para impulsar el mercado del alquiler.

Corredor asoció este incremento a la eficacia en el trabajo que viene desarrollando la Sociedad Pública de Alquiler (SPA). Según la titular de Vivienda, su “principal objetivo” era “ampliar y profesionalizar” el mercado del arrendamiento.

“La prueba de que fue una buena idea es que muchas agencias privadas y públicas han adoptado este camino” y “se ha abierto un mercado“, añadió la ministra. Ésta quiso también indicar la tarea “es difícil” de llevar a cabo y supone que “en los primeros años el negocio no tendrá necesariamente beneficios”.

En la misma línea, Beatriz Corredor señaló que el Plan de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 también incluye medidas para impulsar el mercado del alquiler y supone un paso previo a la filosofía que en este sentido recoge la Ley de Economía Sostenible.

‘No hemos inventado nada en la nueva Ley’

Respecto a la nueva norma, quiere dejar claro que el Gobierno no se ha dejado llevar por la improvisación. “Nosotros no hemos inventado nada en la Ley de Economía Sostenible, hemos puesto las bases legales y los medios fiscales para poder impulsar en esta dirección el sector de la construcción”, apostilló.

Pese a que las actuaciones del Ministerio en las últimas fechas están más orientadas al fomento del alquiler, Corredor también se acordó de aquellas familias que prefieren acceder a una casa en propiedad. Así, la ministra de Vivienda precisó que “ya está rodando” la línea de avales puesta en marcha por el Gobierno para garantizar la compra de vivienda protegida a 100.000 familias.

Por último, se defendió de los ataques que piden la disolución de su Ministerio argumentando que el ámbito residencial “es una cuestión de Estado”. Además, explicó que ocho de cada 10 viviendas con ayudas públicas están financiadas por su Departamento, con lo que “su utilidad está fuera de toda duda”.

Con todo, no se deje llevar por las prisas, ya que la crisis inmobiliaria no ha terminado. En general, es mejor que usted mismo elija dónde y cómo quiere el inmueble, aunque para ello tenga que negociar los precios.