Fantasmas, vampiros, zombies o brujas. A un propietario no le preocupa que sus inquilinos se alimenten de sangre o hagan aquelarres en el salón… Sin embargo hay un personaje que le da miedo, mucho miedo y que no es tan fácil de reconocer: el moroso profesional.

Este Halloween hay un monstruo que está atemorizando a toda la sociedad y que, además de sencillo, es terrorífico: el moroso profesional. No hace falta ropa especial, ni pelucas, ni pintura; con la ropa del día a día cualquiera podría ser un inquilino moroso profesional. Al ocultarse detrás de una persona que a simple vista parece normal y corriente, son unos monstruos muy difíciles de reconocer.

Si en la noche de los muertos eres uno de esos propietarios que abrirán sus inmuebles para dar caramelos y jugar al truco o trato, estate muy alerta al inquilino  moroso profesional, ¡que no se te cuele en casa!

¿Cómo reconocerle?

Buen aspecto a primera vista

Traje y corbata, ropa buena, aseado y muy educado. A primera vista parece una persona excepcional, pero recuerda que no es más que un disfraz. Detrás de esa buena apariencia se esconde un parásito que busca vivir a tu costa.

Con mucho cash

Parece que se le caen los billetes del bolsillo, incluso se ofrece a pagarte 4 meses por adelantado como si fuese un ricachón, a simple vista el sueño de cualquier propietario. Eso sí, quiere hacer el contrato de forma particular, evitando a profesionales que le puedan identificar. Ojo, cuando  pasen esos 4 meses este sujeto inicia su transformación  y no vuelve a pagar ni un duro, en ese momento inicia tu peor pesadilla, de la que además cuesta mucho dinero despertar.

Sintomatología

Siempre tiene un argumento. Un retraso de tres días porque operaron a su madre, viajes no programados por motivos laborales, problemas con el banco que hace desaparecer tu dinero. El moroso profesional es un chupóptero que tiene excusas para todo, si te crees la primera te tendrá comiendo de su mano.

Un poder que les caracteriza es la agudeza legal

Pura verborrea, empieza a hablar de artículos, de leyes y de normas para aturullarte la cabeza. Parece un auténtico experto, mejor que un abogado… Pero no es más que una estratagema para mantenerte callado y engañado.

No dejes que la noche de los muertos vivientes te convierta en una nueva víctima del inquilino moroso profesional. Ni estacas ni ajos, con eso no le vas a espantar, debes tomar medidas preventivas, tu mejor antídoto es Alquiler Seguro. Este Halloween defiéndete con el naranja calabaza.

Fuente