idealista.com publicó un estudio que demuestra que en las grandes ciudades de España se disparó en los últimos 24 meses la oferta de pisos en alquiler por un valor inferior a los 1.000 euros mensuales, como consecuencia de la crisis global que afecta a la península.

A tal punto es así la situación que dicha oferta creció en Barcelona un 660% y en Madrid un 413%.

¿Qué es lo que ha sucedido para que se dé un cambio tan pronunciado en el mercado inmobiliario? Fernando Encinar, quien es el jefe de estudios de la organización opina que se han conjugado tres factores primordiales para que esto ocurra.

Por un lado está la obvia dificultad que encuentran los propietarios para encontrar un comprador para sus pisos a la venta por la brusca caída del poder adquisitivo de la gente debido a la crisis que afecta a España de una manera nunca antes vista. En segundo lugar se produjo un cambio radical en la tendencia de los precios a partir del año 2.008,y finalmente las medidas que tomó la administración de José Luis Rodríguez Zapatero para fomentar el alquiler también inclinaron la balanza en favor de alquilar y no comprar.

El total de viviendas en alquiler sufrió un crecimiento exponencial en las principales ciudades de España desde que comenzó la crisis, sin importar el rango de precios al que se ofreciera la vivienda en cuestión.

Prácticamente un año después del comienzo de la debacle inmobiliaria en el 2.007, los precios empezaron a bajar, y es el día de hoy que la caída promedio en los alquileres alcanzó un 15% en Barcelona y algo más de un 9% en Madrid.

Las reformas que se hicieron, tales como la consolidación de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) le ha otorgado al propietario de la vivienda un mayor grado de seguridad, lo que facilitó todavía más la salida al mercado de nuevas unidades en alquiler.

Para Encinar, es bastante probable que durante el presente año la tendencia continúe, inclusive con alquileres aún más baratos, pudiendo incluso llegar a ver ofertas más razonables que en los últimos tres años, con precios rondando los 600 euros mensuales.