La economía mejora y la inversión crece. Los síntomas se hacen palpables en el sector inmobiliario, en general, y en el mercado terciario (oficinas y locales comerciales) en particular, lo que indica que las empresas ya confían en la recuperación y que los inversores son conscientes de que estas propiedades comienzan un periodo de revalorización […]

Fuente