Según datos del Ministerio de Vivienda hay unos 2,2 millones de pisos en alquiler (un 13% del total del parque inmobliario). El pasado año había 1,8 millones, con lo que el aumento ha sido del 22%. La demanda, sin embargo, también ha crecido y, según estimaciones del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, lo ha hecho entre el 20% y el 30% con respecto al pasado año. Pese a la mejora, la morosidad en alquileres ha crecido un 14% en el último año y se trata, según Facua, del principal problema entre caseros e inquilinos.

Estamos muy lejos de los datos de alquiler de Europa

En España no hay cultura del alquiler, pese a que los datos van mejorando. El ‘boom’ inmobiliario de los años anteriores propició el dominio de la compraventa. De este modo, el año pasado, sólo el 11% del parque inmobilario estaba en alquiler. Este año el porcentaje ha llegado al 13% pero se sitúa todavía muy lejos de los niveles de nuestros vecinos europeos, en donde sí existe la cultura y costumbre de alquilar la vivienda. Por ejemplo, en alemania están en alquiler el 57% de los pisos y en Holanda, el 47%. En Francia se alquila el 38%.