“Antes del verano nos mudamos a un piso con una habitación menos. La falta de espacio se nota, así que alquilamos un trastero cerca de casa para no tener que deshacernos de cosas que todavía queremos utilizar”, dice Ángel Aguilar, que paga 60 euros mensuales por el servicio. Este jubilado madrileño podría representar al usuario […]

Fuente