Hace tan sólo unos días, Cristobal Montoro, Ministro de Hacienda, hacía pública una interesante propuesta para los propietarios de inmuebles. Todos ya sabéis de la obligatoriedad de tener un certificado de eficiencia energética para alquilar, pero es que ahora, además tener una buena calificación supone otro beneficio más. ¿Te habías planteado seguir los consejos del certificador para pasar de una calificación D a C?

Rehabilitación

Como profesional inmobiliario del alquiler insisto en la importancia que tiene ofrecer una vivienda idónea. Cuando un propietario decide alquilar su vivienda, tiene que estar seguro de que las condiciones de habitabilidad son inmejorables.

En los últimos presupuestos generales, se destinaba una partida muy importante a la subvención por rehabilitación de viviendas, a la que seguro ya muchos os acogisteis, tan importante en el parque inmobiliario español. De hecho, cuanto más cuidado esté un inmueble, mayor será su valor al alquilar y menos tiempo se necesitará para encontrar un inquilino perfecto.

Cuando se expide el certificado de eficiencia energética, el profesional te da  unos consejos para mejorar la calificación de tu piso. El cambio de las ventanas, la caldera o la mejora del aislamiento es algo que tendrás que hacer tarde o temprano, pero ahora estas mejoras, además de tener subvención, te rebajarán la cuota de IBI.

Los gastos del propietario

Un propietario tiene que hacer frente a las cuotas de la comunidad, derramas, seguro de hogar, mantenimiento, impuestos, etc… Si la vivienda no está alquilada tendrá que hacer frente él sólo a todo, pero alquilando compartirá parte.

Como bien decía antes, para alquilar es necesario tener en vigor el certificado de eficiencia energética, y aquí viene el fundamento de este artículo. Desde el próximo 1 de enero de 2016 la calificación energética influirá en el pago del IBI. Cuanto más eficiente sea un inmueble, más rebaja tendréis los propietarios en este impuesto anual.

Rehabilitar, alquilar, ahorrar

Acogiéndote a las ayudas a la rehabilitación y alquilando tu vivienda, sólo tendrás beneficios. Con las mejoras la rentabilidad a la hora de alquilar aumenta y también la calificación energética, así que conseguirás una renta mayor para tu piso de alquiler y un importe de IBI más bajo a pagar.

Descuentos en el IBI

Tal y como publica el Ministerio de Fomento, los propietarios de viviendas de alquiler con una calificación energética A se ahorrarán un 20% en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles, con una calificación B el ahorro es del 16%, un 12% para las calificaciones C, un 8% para las D y un 4% para las E. Sin embargo, se prohíbe la rebaja para los inmuebles sin certificado energético o que no tengan una calificación superior a F o G.

¿Aún te quedan dudas?

Fuente