Los seguros de alquiler de locales y oficinas se han ido adaptando muchísimo a las necesidades del mercado y hoy se han convertido en la garantía de arrendamiento que más ventajas posee, tanto para propietarios como para inquilinos. De ahí que el producto tenga una de las mayores previsiones de crecimiento, según los análisis realizados por los profesionales de ARRENTA.

La principal razón por la que estos seguros están en auge tiene que ver con el hecho de que facilitan enormemente el alquiler a los arrendatarios, en su mayoría autónomos, y los liberan de los depósitos previos de rentas de seis o doce meses, cuyo precio es mucho más alto y por el que en muchas ocasiones, incluso han tenido que endeudarse. Los seguros del alquiler son asequibles, contribuyen a mantener nuestras finanzas saneadas y a garantizar la buena marcha del negocio.

 

Un seguro con un precio ajustado

Este tipo de seguros son especialmente interesantes para locales y oficinas de hasta 3.000 metros, que son la mayor parte de los que actualmente podemos encontrar en España. Tienen, además, un precio muy ajustado, que oscila entre el 3% y el 4,12% de la renta anual. Pero es que además, estamos ante un seguro muy recomendable para propietarios, porque les garantiza el cobro de la renta en un sector que se caracteriza precisamente por un nivel elevado de morosidad, pero que es el más rentable para el arrendamiento.

Existe la posibilidad de que los propietarios puedan elegir entre diferentes fórmulas para cobrar por anticipado las rentas impagadas. Pueden hacerlo mes a mes, solicitando el pago antes de la sentencia; o al cumplirse el tercer mes del impago, desde la demanda arbitral o judicial.

Hay que indicar, por otra parte, que entre las garantías ofrecidas también se incluyen servicios anexos, como la cobertura por actos vandálicos hasta 3.000 euros, la reclamación a otras compañías aseguradoras, contratos de reparación y mantenimiento, defensa del Contrato de Alquiler, penal del arrendador y reclamación de daños y perjuicios.

 

 

Algunos consejos prácticos

Contratar uno de estos seguros es altamente aconsejable, pero conviene seguir algunos consejos prácticos para que la operación sea del todo exitosa:

  • Estudiar bien las diferentes modalidades. A la hora de negociar la renta, debes tener presente que existen varias opciones. La primera es la renta Fija, que siempre tendrá el mismo valor; la segunda es la Variable, que se irá calculando en función de los beneficios que obtenga el inquilino; la tercera es Escalonada, de modo que irá subiendo con el tiempo. Todo dependerá del negocio que se instale en el local. Por ejemplo, en el caso de un negocio de nueva creación, sería interesante firmar un contrato temporal de corta duración (uno o dos años), porque esto nos permitirá evaluar si los beneficios superan los costes en cuanto el negocio comience a rodar.
  • Aclarar el tipo de obras que se van a realizar. Esto en el caso de que sean precisas para adaptar el tipo de negocio. Tendrán que incluirse fotos, planos y puntualizar si el periodo en obras también conlleva pago de renta o no. Lo más habitual es acogerse a un periodo de carencia durante el tiempo que estas duren y comenzar a pagar una vez finalizadas.
  • Comprobar si el local elegido tiene el certificado de eficiencia energética. Desde junio de 2013 es obligatorio por imperativo legal que los locales comerciales tengan su certificado energético. Los gastos de consumo en aquellos locales con una certificación C o más baja se pueden disparar por encima de lo previsto. Por esto motivo, es fundamental que los nuevos inquilinos estudien las últimas facturas de los locales que tienen previsto alquilar para evitar desajustes en sus previsiones de gasto.

The post Seguros de alquiler de locales y oficinas appeared first on Fotocasa.es Blog.

Fuente