Es más que habitual que durante el proceso de búsqueda de un piso de alquiler te surjan dudas, que irás resolviendo poco a poco hasta llegar a la firma del contrato e instalarte en el inmueble. Pero, ¿qué pasa si después de 15 días, un mes o un año te surgen dudas? Hoy os traigo resueltas algunas de las preguntas más habituales.

Llevo una semana viviendo en mi piso y la lavadora se ha estropeado ¿quién lo arregla?

Como Director Comercial de Alquiler Seguro siempre recomiendo a los propietarios que todo funcione a la perfección antes de alquilar, pero puede ocurrir que tras unos días viviendo en su nuevo piso de alquiler, el inquilino descubra una avería. Si te encuentras en un caso así, recuerda que por ley como inquilino tienes 30 días desde la firma del contrato para revisar que todo esté en orden y notificar los desperfectos que encuentres. En este caso concreto, obviamente el propietario tendrá que responsabilizarse de la reparación de la lavadora.

Me tengo que ir del piso y no ha finalizado el contrato ¿qué ocurre?

El inquilino puede irse de su piso de alquiler cuando quiera, pero cumpliendo con las consecuencias. Por ley si el inquilino rompe el contrato tiene que indemnizar al propietario con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste por cumplir. A partir de los 6 meses tendrán que indemnizar solamente con la parte proporcional. Un último apunte, el inquilino tiene que avisar con 30 días de antelación de su intención de abandonar el inmueble.

Me dicen que me tengo que acercar a pagar el ITP ¿es cierto?

Efectivamente, igual que la compraventa, el alquiler está gravado con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Como inquilino dispones de 30 días desde la firma de tu contrato de arrendamiento para liquidarlo. El ITP es un impuesto poco conocido y muchos, aun sabiéndolo optan por no pagarlo. Desde hace unos meses las comunidades autónomas están cruzando datos para descubrir a los inquilinos que no han cumplido con sus obligaciones fiscales.

Mucho ojo, mejor hacerlo desde el principio, porque si no podrás encontrarte con penalizaciones por impago y demora.

¿Puedo pagar el último mes con la fianza?

Es una creencia muy habitual, pero no es para nada correcta. Como Director Comercial de Alquiler Seguro me he encontrado muchos clientes que piensan que se hace así, pero la naturaleza de la fianza no es esa. La fianza nunca puede servir de pretexto para el impago de la renta, ni cabe su compensación con las rentas debidas, además se extrae de la propia Ley de Arrendamientos Urbanos e interpretación que los Juzgados hacen de la misma. Ello se debe a que la fianza responde, entre otros extremos, de daños causados por el arrendatario en la vivienda, cuya existencia ha de ser verificada por la propiedad cuando se le reintegra la posesión, disponiendo el arrendador de 1 mes para proceder a su devolución.

Fuente